Errores de concepto en el uso de colágenos hidrolizados de Tipo I y Tipo II


Sobre el uso del colágeno hay bastante confusión en cuanto a su origen y aplicación.

Es importante dejar claro que el colágeno es una proteína fibrosa que se clasifica según su estructura en tipos diferentes que van desde el Tipo I hasta el Tipo XXI. Estos colágenos se distribuyen de forma diferente en todos las partes de nuestro organismo y se asocian entre ellos.

En lo que respecta a los más abundantes en el mercado, Tipo I y Tipo II, comentar que el colágeno de Tipo I que se comercializa es de origen bovino, pescado o porcino y el de Tipo II es de origen aviar (pollo). El colágeno Tipo I se localiza principalmente en la piel y los huesos y el de Tipo II en el cartílago, pero no exclusivamente.

No obstante, una cosa es su ubicación y otra es la absorción y acción de los péptidos sobre las células productoras de colágeno: fibroblastos, condroblastos y osteoblastos.

El colágeno no puede ser absorbido de forma íntegra porque si pasa al plasma sin hidrolizar induce la agregación plaquetaria, es por ello que debe ser hidrolizado previamente (ya sea por el propio organismo durante la digestión o porque se administre ya hidrolizado) que es lo que se hace con el colágeno hidrolizado de las marcas Peptan® y JointsolTM comercializados por SOLCHEM NATURE SLU.

Cuando el colágeno Tipo I o Tipo II se hidroliza da lugar a péptidos y polipéptidos de diferente tamaño que son absorbidos por el intestino y que circulan a nivel plasmático hasta sus células diana: fibroblastos, condroblastos y osteoblastos.

No todos los péptidos que contiene el colágeno hidrolizado son igual de eficaces, aquellos que contienen residuos de hidroxiprolina son los principales que utilizan las células para fabricar el colágeno de Tipo I o de Tipo II que necesita el tejido en cuestión. Esta afirmación ha quedado patente gracias a los estudios clínicos, in vitro e in vivo llevados a cabo con Peptan® que han demostrado que:

  • Los péptidos de colágeno Tipo I del Peptan®:
    • Estimulan los osteoblastos del hueso para la síntesis de colágeno Tipo I
    • Estimulan los fibroblastos de la piel para la síntesis de colágeno Tipo I
    • Estimulan los condroblastos del cartílago para la síntesis de colágeno Tipo II del cartílago.

Por tanto, los péptidos de colágeno Tipo I estimulan la síntesis de colágeno Tipo I o Tipo II según el órgano.

El colágeno Tipo II de pollo, también se vende hidrolizado y los péptidos resultantes estimulan las células, en este caso los condrocitos, para la síntesis de colágeno Tipo II en el cartílago.

De esta explicación se desprende que existe un manejo incorrecto de la información dando a entender que, si el colágeno no es del mismo tipo que el que se encuentra en los órganos, éste no funciona. La idea de que si se ingiere colágeno de Tipo II va al cartílago y si se ingiere colágeno de Tipo I va a la piel, es errónea.

Lo realmente importante respecto a los péptidos de colágeno, ya sean de Tipo I o de Tipo II es que tienen que demostrar:

  1. Elevada presencia de dipéptidos y polipéptidos de tamaño pequeño cuando alcanzan el intestino.
  2. Elevada absorción por parte del intestino.
  3. Elevada presencia de dipéptidos y tripéptidos en el plasma conteniendo hidroxiprolina.
  4. Elevada biodisponibilidad, es decir, péptidos que alcanzan las células que fabrican colágeno.
  5. Elevada capacidad de estimular dichas células para la producción del tipo de colágeno que se encuentra en dicho tejido.

Peptan® y Jointsol™ contienen péptidos bioactivos que cumplen todos los puntos anteriormente citados y que los coloca como el mejor colágeno hidrolizado de tipo I del mercado.

Además, los últimos estudios llevados a cabo con los péptidos bioactivos de Peptan® demuestran que además de su función regeneradora tienen también una acción antiinflamatoria.